Translate

14 de enero de 2014

Dirección Comercial: Diferencias entre el Marketing 1.0, 2.0, 3.0 y 4.0 – Cierre


La evolución del marketing, como te lo señalé en el último post, es necesario saberla y comprenderla muy bien. Si has leído las cuatro primeras publicaciones que estrenan este blog, verás que resalto la figura preponderante del director comercial 2.0. Si bien sería innecesario etiquetarlo de esa manera en algún contexto, un director comercial debe tener como premisa al cliente como factor clave para alcanzar sus logros o mantener en óptimo estado los KPI (Key Performance Indicators, por sus siglas en inglés, o, traducido, Indicadores Clave de Rendimiento o de Gestión). ¿Y por qué no director 3.0? También, pero esa orientación le compete al conjunto de los altos directivos o accionistas porque se trata de inversión económica para brindar beneficios adicionales a la sociedad donde opera una empresa, como protección del medio ambiente, seguridad, etc.

Un director comercial debe centrarse en el cliente o prospecto para gestionar y tiene que abrirle las puertas del diálogo permanente por cualquier medio donde el más importante es el que se da en visitas presenciales y de manera constante. Debe involucrar a todas las áreas de la empresa para que estén siempre predispuestas para atender al cliente del modo más óptimo posible. Es decir, el asunto de la orientación al cliente es menester de todo el personal de una empresa, tal como lo expuse en la sexta y séptima entradas donde hablo de la fuerza venta y la atención al cliente. Todo lo mencionado en este párrafo constituye el marco donde el marketing 2.0 aparece. Las empresas se dan cuenta de que la gestión del cliente otorga una ventaja competitiva, y, complementado con la gestión del producto (marketing 1.0), aquella ventaja aumenta. No hay que descuidar ni el uno ni el otro, ambos elementos son cómplices para alcanzar o no el éxito comercial. Si se fracasa, entonces, significa que se le restó importancia a uno de éstos, y, por el contrario, si se cumplen los objetivos comerciales al cabo de un tiempo determinado, es que se supo muy bien cómo sincronizar ambos dentro de una estrategia que los integre. 

¿Ahora comprendes qué te quise decir en mi anterior post cuando precisé que una etapa, o, más bien, una orientación, no debe ser dejada de lado nunca?  

Lo ideal es que la mayoría de empresas, por no decir todas, se acoplen al marketing 3.0. Una empresa será más valorada o apreciada por el consumidor cuando tenga que decidirse por una marca, le llamará más la atención aquella empresa que se preocupe por el bienestar social, o que exprese sus números de ganancia económica en aportes a la sociedad. Y sin darse cuenta, las ventas crecerán de manera progresiva. En esta etapa ya estamos hablando de combinar o sincronizar la gestión del producto, del cliente y la gestión social, por llamarlo de alguna manera.

Como conclusión, toda empresa, si quiere trascender, debe subirse a navegar la ola del marketing 3.0.


Que tengas un buen día… 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agradezco mucho tu comentario y lo responderé a la brevedad posible...

Índice de publicaciones